¿Cuál es la diferencia entre la osteopatía y la quiropráctica?

Osteopatía y Quiropráctica. ¿Cuál es la diferencia entre ambas terapias manuales?

Terapias alternativas realizadas mediante técnicas manuales, sin el uso de fármacos, intervenciones quirúrgicas o métodos que dañen el cuerpo humano: tanto la Osteopatía como la Quiropráctica son especialidades del fisioterapeuta y sirven para tratar estructuras corporales.

En el caso de ambas últimamente han coincidido en emplear cada vez más el percutor o martillo neurológico un sistema muy eficaz contra muchos problemas de salud.

Curso de martillo percutor, martillo neurológico
Curso de martillo percutor, martillo neurológico

Ante tantas similitudes, mucha gente cree que es la misma terapia. Sin embargo, aunque ambos se utilizan para tratar dolores en el cuerpo, las articulaciones o la espalda, tienen sus particularidades.

Además, ¡no confunda estas terapias con masajes! A pesar del alivio de las molestias que brindan todos ellos, el masaje es completamente diferente porque comprime los músculos y la piel, frotando solo la musculatura.

Pensando en todos estos temas que generan incertidumbre, en este post presentamos información para eliminar dudas sobre estos tratamientos. ¡Siga las instrucciones para comprender la diferencia entre la osteopatía y la quiropráctica!

¿Qué es la osteopatía y cómo funciona?

La osteopatía es un tratamiento que se enfoca en el cuerpo humano como un todo. Creada en 1874 por Andrew Taylor Still, fundador de la Escuela de Medicina Osteopática, la esencia de esta terapia radica en comprender la anatomía y la fisiología del paciente.

Basado en el principio de autocuración, este tratamiento considera al cuerpo humano como una unidad, ya que todo está interconectado, y cree que cuando hay un equilibrio en el cuerpo, la curación ocurre de forma natural.

Así, el osteópata busca detectar cómo se inició el dolor mediante métodos mecánicos y manipulativos para identificar y, finalmente, corregir defectos estructurales corporales. Centrándonos en los sistemas nervioso y circulatorio y teniendo en cuenta el origen del problema, más que los síntomas transitorios, el tiempo y número de sesiones de procedimientos dependen de la particularidad de cada caso.

Así, es posible conseguir un reequilibrio, tanto en el funcionamiento del propio organismo, como en las funciones del organismo. Además, la expectativa es que el tratamiento, además de curar, también prevenga el dolor.

¿Qué es y cómo funciona la atención quiropráctica?

Probablemente hayas visto un video de profesionales rompiendo la espalda o el cuello de alguien, ¿verdad? Esta es la atención quiropráctica, un tratamiento cuyo propósito es diagnosticar, prevenir y cuidar el dolor relacionado con el sistema musculoesquelético, especialmente la columna vertebral.

Fue creado en 1890 por Daniel David Palmer, fundador de Palmer School of Chiropractic, la primera escuela de quiropráctica del mundo, ubicada en los Estados Unidos. La terapia se centra más en las articulaciones, por lo que es famosa por el crujido.

Se encarga de promover el equilibrio de energías, eliminar la compresión en los nervios y mejorar los sistemas nervioso y circulatorio, con el fin de garantizar la calidad de vida de los pacientes, además de permitirles estar más relajados.

Así, la quiropráctica funciona mediante el uso de maniobras que tienen como objetivo corregir la postura y los desequilibrios, con el paciente acostado o sentado. Además, las sesiones tienen una duración de 15 a 30 minutos, variando según la singularidad de cada caso, así como la duración del programa.
¿Cuáles son las principales diferencias entre la osteopatía y la quiropráctica?

A pesar de ser terapias “hermanas” porque son bastante similares, la diferencia entre Osteopatía y Quiropráctica radica en los detalles, desde la forma en que se produce el diagnóstico hasta la forma en que los profesionales realizan los ajustes.

Por ejemplo, aunque la quiropráctica es más conocida por el crujido, también ocurre en la osteopatía. Sin embargo, el procedimiento se realiza de forma más fluida en este último, de una forma completamente diferente a la utilizada por el quiropráctico.

Además, en quiropráctica, la columna vertebral es el principal objeto de estudio, ya que se considera la causa fundamental de malestar. Por otro lado, el osteópata se ocupa de otras disfunciones corporales en profundidad, como la parte visceral, nerviosa o vascular, sin que la columna sea el principal motivo del dolor.

Dadas estas diferencias, es importante que las personas que tienen dudas sobre qué tratamiento buscar sepan que, aunque las indicaciones son similares, los tratamientos son diferentes, como se mencionó anteriormente. Así, pueden elegir el que mejor se adapte a sus necesidades.

¿Qué enfermedades pueden tratar?

Teniendo en cuenta que ambas terapias tratan el dolor que tiende a afectar la calidad de vida de las personas, es común que se busquen para el tratamiento de las mismas enfermedades. Mira cuáles son:
Dolor de espalda

Son dolores en la zona lumbar, provocados por problemas de salud, mala postura, levantamiento inadecuado, sedentarismo o fractura. Tanto la osteopatía como la quiropráctica pueden reducir significativamente las molestias.

cefalea tensional

Es un dolor generalmente descrito por la sensación de opresión en la región de la cabeza, como si algo estuviera siendo bien apretado, como una faja, por ejemplo. Los dolores de cabeza tensionales son síntomas de dolor que provocan náuseas y pueden comprometer el desempeño de la persona en relación con las tareas. Así, los tratamientos surgen como una forma de reducir las molestias y promover el bienestar de los pacientes.
Migraña

Son dolores de cabeza intensos que provocan náuseas, una sensación punzante en alguna parte concreta del cráneo, así como sensibilidad a la luz y al sonido. Al igual que los dolores de cabeza tensionales, las migrañas también afectan la calidad de vida de las personas. Por tanto, las terapias alternativas son tratamientos excelentes para aliviar las molestias.

Hernia de disco

Una hernia de disco es causada por el desgaste de las estructuras de la columna, lo que provoca un choque entre los discos vertebrales. Es una enfermedad que afecta a personas de entre 30 y 60 años, cuya principal causa es la predisposición genética. Sin embargo, malos hábitos como el sedentarismo, la obesidad y el tabaquismo pueden acelerar este deterioro.

Es una enfermedad que no tiene cura, pero el tratamiento es capaz de brindar mayor comodidad y reducir los síntomas. Generalmente, un gran número de pacientes que siguen correctamente la terapia logran resultados satisfactorios con una considerable reducción del dolor.

Escoliosis

Es una enfermedad que se caracteriza por la curvatura irregular de la columna, lo que hace que adquiera una forma similar a la de la letra “S”. Dado que la escoliosis empeora con el tiempo, es importante recibir un tratamiento a largo plazo para aliviar las molestias. Es en este momento cuando entran en juego las técnicas manuales de Osteopatía y Quiropráctica para poner en práctica este objetivo.

Síndrome del túnel carpiano

Definido como la compresión de un nervio en la muñeca, el síndrome del túnel carpiano es causado principalmente por inflamación, trauma o lesión por esfuerzo repetitivo (RSI). Presenta síntomas como hormigueo y entumecimiento en el brazo y la mano. Por lo tanto, el tratamiento debe realizarse lo antes posible para evitar dañar el uso de las manos y controlar el dolor.

Ahora que conoce la diferencia entre la osteopatía y la quiropráctica, así como de qué se trata cada una, es más fácil imaginar una carrera en una de ellas, ¿no es así?

Deja una respuesta